Loader

Avda. Carlota Alessandri, 99. Local 2-3

Torremolinos, Málaga

NUESTRO HORARIO

Lun - Mie - Vie: 9:30 a 17:30 | Mar - Jue: 13:00 a 21:00

15
Jun | 22

Cómo cuidar nuestros pies cuando estamos de viaje

cuidar pies en viajes

Cómo cuidar nuestros pies cuando estamos de viaje

Llega el verano, el buen tiempo y las vacaciones, y ya estamos pensando más en dónde vamos a pasar las vacaciones este año que en el mismo trabajo. Eso sí, si tenemos la suerte de poder viajar con el incremento de precios en todos los sectores: hoteles, gasolina, comida, etc.

Si tienes pensado viajar este verano, es fundamental que aprendas entre muchas otras cosas a cuidar tus pies. Mantenerlos sanos es fundamental para disfrutar el viaje, y en muchas ocasiones, este descuido, puede dar al traste con el viaje antes de que termine. No pocas veces, la elección de un calzado inadecuado o el pasar algunas rutinas por alto, nos cuesta más de un disgusto.

En este artículo, desde la Clínica Aguilar Rosell, os dejamos unos tips para que aprendas a cuidar tus pies… antes, durante y después de un viaje o escapada.

Cuidados antes del viaje

¿Qué calzado me llevo? Lo ideal es llevar siempre calzado cómodo. Puede parecer obvio, pero muchas veces nos preocupamos más de la elegancia que de la comodidad. Busca unos zapatos que ya hayas usado previamente y que sepas que no te producirá ninguna lesión como ampollas, roces, durezas… Si no puedes esperar para estrenar un calzado nuevo, intenta estrenarlos unos días antes del viaje para acomodarlos y ver cómo reaccionan nuestros pies.

Lo olvides cortarte las uñas unos días antes de forma correcta, ya que un corte curvado puede terminar en que la uña se encarne, y esto nos impedirá disfrutar al 100% del viaje, sobre todo si vamos a caminar mucho. El corte siempre en línea recta, como vimos en el post anterior sobre podología.

Visita a tu podólogo de confianza. Pide cita con tu podólogo unos días antes de viajar; nadie como tú podólogo(a) para aconsejarte de forma correcta y minimizar los problemas mayores que puedan estropearte el viaje.

No olvides llevar en tu maleta artículos básicos para la higiene del pie: cremas podológicas, talcos (si sufres sudoración excesiva), tiritas o apósitos, calcetines, tijeras, plantillas personalizadas, etc.

Además, si durante el viaje vas a pasar muchas horas sentado(a), sin apenas mover los pies, es posible que notes que están más hinchados de lo normal. Si tienes problemas vasculares debes andar con cuidado, ya que dicha hinchazón puede enmascarar otros problemas más grave de circulación.  Una de las patologías más frecuentes derivada de esto es el conocido “síndrome de la clase turista o trombosis venosa.” 

 Para prevenir estos síntomas tienes que evitar estar con los pies quietos contra el suelo durante mucho tiempo, haciendo ejercicios con los tobillos y rodillas (estirando y flexionando las articulaciones), evitar cruzar las piernas en la medida de lo posible y si puedes, camina o cambia de posición en el asiento cada cierto tiempo. También tienes que acordarte de beber mucha agua y de utilizar siempre ropa holgada para los trayectos largos.

¿Qué calzado debes elegir para tu viaje?

Este es un factor muy importante que debe ser pensado con detenimiento. Elegiremos el calzado  en función del clima del destino de nuestro viaje y de la actividad que vayamos a realizar. No es lo mismo senderismo en invierno que turismo de plata en verano.

Por ejemplo, si sabes que durante tu  viaje vas a caminar bastante, evita el calzado de tacón, sandalias o calzado nuevo, y busca un calzado cómodo con sistema de sujeción adecuado. 

Es recomendable también utilizar siempre calcetines sin costuras para evitar las ampollas y fabricados con un tejido transpirable, que evite la acumulación de sudor y que aumente el nivel de humedad en el pie fomentando la proliferación de hongos.

Si por el contrario vas a pasar unos días en la playa, no abuses de las chanclas. Además de que está prohibido conducir con ellas (ojo a esto), su uso prolongado repercute negativamente en el patrón de la marcha y nos obliga a poner los dedos en la posición de garra, con el problema que esto puede derivar. Si queremos combinar un calzado fresco para huir del calor y que sea sujeto, las sandalias son una buena opción.

Si tu destino es la montaña, o planeas hacer rutas de senderismo, presta especial atención a la bota y los calcetines, así como el peso de la mochila. Este peso afecta tanto a tu espalda, como a tus articulaciones y pies.

 Cómo descansar los pies para reponer fuerzas

Después de una larga jornada de turismo es el momento de descansar y prestar atención a nuestros pies. ¿Cómo lo hacemos? Pues fundamentalmente siguiendo estos tres pasos comunes:

  1. Revisa tus pies. Es importante comprobar que los pies están bien, sin ampollas ni rozaduras.
  2. Higiene. Date un buen lavado de pies con agua y jabón, fijándote que quedan limpios y secos, sobre todo, entre los dedos. Si notas los pies muy cansados, siempre puedes realizar baños de contraste, es decir, sumergir los pies en agua fría y, a continuación, en agua caliente. ¡¡Ayuda!!
  3. Hidratación. Una vez secos, aplica una crema hidratante para pies, disminuyendo la probabilidad de sufrir lesiones, con un ligero masaje de pies.
Tags:
,
No Comments

Post A Comment

¡¡Hola!! ¿En qué podemos ayudarte?
Clínica Aguilar Rosell
Enviar por WhatsApp